Blogia
EUROKRISIS

Gran pérdida para Austria y Europa. Gracias por levantar la voz tantas veces tan claramente. Sieg Heil!!! (un ejemplo a seguir)

Gran pérdida para Austria y Europa. Gracias por levantar la voz tantas veces tan claramente. Sieg Heil!!! (un ejemplo a seguir)

Haider, el líder que llevó a la ultraderecha al poder en Austria, muere al estrellarse con su coche

l Volvía de una fiesta en un club nocturno l Su justificación del nazismo levantó oleadas de indignación en todo el mundo
20081012210444-w300px-111008-jorghaider.jpg

 Viena, R. SANTAULARIA
Los austríacos reaccionaron con incredulidad al conocer la muerte en un accidente de tráfico de Jörg Haider, gobernador de Carintia y, sobre todo, un modelo para la ultraderecha europea. Haider, de 58 años, perdió la vida a la 1.30 horas de ayer al estrellarse con su coche contra un pilar de hormigón y dar varias vueltas de campana cuando volvía a casa tras una velada en un club nocturno.

Denostado y amado sin matices, Haider encarnó el ascenso de la ultraderecha, que en las elecciones del 28 de septiembre alcanzó casi un tercio de los votos, divididos entre el Partido Liberal y la Alianza para el Futuro de Austria. Ambas formaciones fueron modeladas a su imagen, que ha dejado también una gran huella en un país dominado por socialdemócratas y liberales hasta su irrupción en la política allá por 1986.

Al parecer Haider perdió el control del Volkswagen Phaeton que conducía al hacer un adelantamiento en la localidad de Lambichl, cuando superaba los 70 kilómetros por hora permitidos en ese trayecto. El impacto «le causó gravísimas heridas en el pecho y la cabeza, tenía la columna vertebral rota y el brazo izquierdo casi seccionado», explicó un portavoz del hospital de Klagenfurt, donde ingresó cadáver.

Haider venía de una fiesta en un club nocturno llamado Le Cabaret en la localidad turística de Velden. Se dirigía hacia su casa, donde tenía previsto celebrar, este fin de semana, con su familia, el 90.º cumpleaños de su madre. De su estancia en el club nocturno, hay fotos con colaboradores y varias mujeres, entre ellas una llamada Patrizia Zematto.

Lo celebridad de Haider se debe a su demagogia populista de tintes xenófobos y su ambigüedad respecto al nacionalsocialismo, pese a que en los últimos años moderó su discurso para atraer a los votantes democristianos. Gobernador de Carintia desde 1999 con altas cotas de popularidad, fue presidente del Partido Liberal desde 1986 hasta 2005, cuando creó la Alianza para el Futuro de Austria.

La entrada del Partido Liberal en el año 2000 como segunda fuerza política con casi el 27 por ciento de los votos en el Gobierno austríaco, encabezado por el conservador Wolfgang Schüssel, llevó a la Unión Europea a congelar durante ocho meses los contactos bilaterales con la república alpina.

Sus ideas también han dejado huella en Carintia, donde había impuesto una polémica legislación urbanística -que pretendía expandir al resto del país- con la que se impedía edificar mezquitas.

Con la Alianza para el Futuro de Austria, Haider logró casi triplicar los votos el 28 de septiembre, obteniendo el 10,7 por ciento de los apoyos y pretendía entrar en un gobierno de coalición a tres bandas, para lo que se había ofrecido a socialdemócratas y a democristianos.

Casado y con dos hijas, Haider nació en una familia modesta en la localidad de Bad Goisern, en el Estado de Alta Austria. Su padre, zapatero, militó en las tropas de asalto nazis (SA), una organización paramilitar, y su madre fue una de las líderes locales del partido nacionalsocialista.

Entre 1969 y 1973, cursó Derecho y se doctoró por la Universidad de Viena, donde inició su militancia en el entonces irrelevante Partido Liberal, desde el que arrancó gran parte del voto obrero a los socialdemócratas mediante una campaña xenófoba contra la inmigración.

Pero no fue el populismo de Haider lo que escandalizó a la clase política internacional, sino sus coqueteos con los neonazis y los nostálgicos del Tercer Reich. Cuando aseguró en la década pasada que con Hitler «se practicó una política de ocupación correcta» y calificó de «centros penales» a los campos de concentración nazis, se levantaron oleadas de indignación en todo el mundo.

En 1995, Haider pronunció un discurso en una reunión de veteranos de las sanguinarias SS en Carintia, donde afirmó: «Es bueno que en este mundo todavía haya personas decentes, de carácter, que defienden sus convicciones y que se han mantenido hasta ahora fieles a ellas, pese a tener en contra los más fuertes vientos».

Oportunista, egocéntrico, camaleónico, ultraderechista, neonazi, xenófobo, populista inveterado y antisemita, pero también gran talento, carismático, líder nato, gran personalidad política y dirigente fascinante son algunos rasgos que le han dedicado sus compañeros de viaje y enemigos. Su muerte llena de incertidumbre el futuro de nuevo grupo un proyecto personalista basado casi exclusivamente en su presencia política y ya han empezado las especulaciones de una fusión con el Partido Liberal

La muerte de Haider ha sido recibida con consternación por la clase política. El canciller federal en funciones, Alfred Gusenbauer, expresó «su profundo pesar» y el presidente austríaco, Heinz Fischer, calificó al fallecido de un «político de gran talento».
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres.
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

0 comentarios

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres