Blogia
EUROKRISIS

El Califato Islámico de Moscú

El Califato Islámico de Moscú

El Califato Islámico de Moscú

4 Octubre 2006

Holocausto demográfico

En esta ocasión reproducimos un artículo de opinión de Nuevo Digital en el que queda reflejado uno de los dos grandes tipos de análisis que se hacen respecto al destino de Rusia, ambos terribles. En Holocausto Demográfico nos inclinamos por una postura intermedia, parecida a la sostenida por Walter Laqueur. En nuestra opinión Rusia sufrirá una reducción fortísima de su población total, una despoblación de zonas enormes de su territorio (con consecuencias geopolíticas), y las minorías rusas del Cáucaso se desplazarán hacia el norte en un fenómeno de white flight que hará muy difícil el mantenimiento de la autoridad rusa en esos territorios.No pensamos que sea posible, salvo auténtica hecatombe, que la población de religión musulmana llegue a ser mayoritaria. Nos inclinamos por una brutal contracción poblacional acompañada, como ocurre siempre en estos casos, por una profundísima crisis económica y en consecuencia un alto grado de inestabilidad política. Por su parte las poblaciones musulmanas se convertirán en mayoritarias en territorios en los que en la actualidad no lo son, y prácticamente únicas en aquellos que hoy albergan fuertes minorías ruso-ortodoxas. En las zonas en las que la población hegemónica siga siendo la rusa, los musulmanes se convertirán en una minoría fuerte e influyente que podrá, hipotéticamente, contribuir con su presencia al clima de enfrentamiento social y ejercer de ariete para nuevas oleadas migratorias islámicas.Este es el artículo: 'Califato de Moscú' - "No son profecías sino matemáticas": Diversos expertos aseguran que Rusia tendrá mayoría de población musulmana en las próximas décadas.

07.03.06 Javier Monjas - Madrid

 "Suponiendo que se mantenga en las actuales fronteras, la Federación Rusa será un país musulmán. Y eso lo veremos la mayor parte de nosotros". Son palabras de Paul Goble, un conocido profesor universitario, especialista en minorías étnicas en Rusia, que ha trabajado durante un cuarto de siglo explicando a las distintas administraciones de Estados Unidos los cambios demográficos en los territorios de la ex Unión Soviética.Su testimonio coincide con el de otras fuentes muy alejadas de sus criterios y de sus métodos de análisis. Por ejemplo, coincide con el mar de fondo que ya vive la Iglesia Ortodoxa Rusa. El diácono Andre Kurayev lo dijo el mes pasado ante una reunión general de la jerarquía ortodoxa: "Si continúan las actuales tendencias demográficas, los rusos tienen menos de 60 años hasta que los musulmanes de este país se encuentren en posición de instaurar un "Califato de Moscú"".La Iglesia Ortodoxa Rusa no ha dudado recientemente en dejarse mimar por los ayatolás iraníes y hasta darles todo su apoyo para "evitar un mundo unipolar". Los recelos de los rusos frente a los estadounidenses, y de los ortodoxos frente a otras confesiones cristianas, han llevado a una extraña alianza del Patriarca ortodoxo de Moscú y de Todas las Rusias con "los musulmanes", con el runrún de las constantes hostilidades por el "proselitismo" católico en tierras rusas. El judaísmo occidentalizante es también un enemigo común que une: por un lado, Rusia tiene una larga tradición de hostilidades antijudías; por su parte, Irán desearía una definitiva.Mientras tanto, la frialdad de los datos deja poco lugar a las especulaciones. Paul Goble es actualmente vicedecano de ciencias sociales y humanidades en la Universidad Concordia-Audentes, de Tallín, en Estonia. Sus métodos de estudio son distintos de los esgrimidos por el polemista Kurayev, quien frecuenta medios de comunicación, mantiene su propia página web y se enzarza en vivas polémicas mientras muchos le recuerdan su pasado de ateísmo militante en tiempos de la Unión Soviética.Sin embargo ambos, profesor y religioso, coinciden en destacar la imparable tendencia de la demografía rusa, que lleva a unos elevados índices de reproducción a los musulmanes que ya viven en la Federación Rusa mientras el resto de rusos tienen hijos con unas tasas que les llevarán a la minoría frente a la comunidad islámica en unas pocas décadas.Como profesor universitario y consejero de Estados Unidos, Goble ya extrae consecuencias geopolíticas de los cambios en la población residente en Rusia, incluso antes de que se produzca el punto de superación de la de hoy minoría musulmana: "Ya no es válida la asunción de Europa Occidental o de Estados Unidos de que Moscú es parte del concierto europeo de poderes".Goble remonta el cambio a los años del colapso de la Unión Soviética, cuando Europa miraba a Rusia desde una perspectiva europea pero los países musulmanes vieron la oportunidad de la emigración y de la extensión del Islam desde el Cáucaso o desde las nuevas repúblicas ex soviéticas de Asia Central.Según datos de sus estudios, la tasa de crecimiento de la población musulmana, según los distintos grupos étnicos, es de entre el 40 y el 50 por ciento, la mayor parte de ella proveniente del Cáucaso o de la emigración de Asia Central o de Azerbaiyán. En 1991 había unas 300 mezquitas en Rusia. Hoy se cuentan, al menos, unas 8.000, construidas en su mayoría con dinero procedente del extranjero, principalmente de Turquía, Irán y Arabia Saudí. Para Kurayev, la Iglesia Ortodoxa debe acercarse a los jóvenes como forma de supervivencia de la propia Iglesia. En otras ocasiones, el religioso ha pedido a los rusos que tengan hijos como forma de intentar garantizar la supervivencia de la Rusia cristiana occidental. Sus puntos han cambiado ahora y parece reconocer que ya no existe vuelta atrás: dado el declive en la población rusa y el fuerte incremento en la población musulmana, el país se enfrenta a su conversión en el "Califato de Moscú" y "esto no es una profecía sino más bien simples matemáticas". Un destino similar aguarda a Francia y Holanda...

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

0 comentarios

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres