Blogia
EUROKRISIS

MUCHAS GRACIAS IRLANDESES/ THANK YOU VERY MUCH TO THE IRISH PEOPLE

MUCHAS GRACIAS IRLANDESES/ THANK YOU VERY MUCH TO THE IRISH PEOPLE
EL FUTURO DE LA UE

Irlanda dice ’no’ al Tratado de Lisboa

  • El ministro del Interior afirma sentirse ’decepcionado’ por la decisión tomada por el electorado

 

 
EDUARDO SUÁREZ (Enviado especial) | AGENCIAS

DUBLÍN (IRLANDA).- El ministro irlandés de Justicia e Interior, Dermot Ahern, ha aceptado en la Radiotelevisión Irlandesa (RTE) la victoria del "no" en el referéndum sobre el Tratado de Lisboa celebrado este jueves.

De acuerdo con el recuento final, los irlandeses han rechazado el Tratado con un 53,4% de votos en contra, frente a un 46,6% a favor.

El titular de Justicia ha afirmado que el Gobierno irlandés está "decepcionado" por la decisión tomada por la mayoría del electorado, pero recalcó que se "respetará" su deseo expresado democráticamente.

Ahern negó que la campaña del Ejecutivo haya carecido de "fuerza y compromiso", al tiempo que reconoció que la ciudadanía acudió a las urnas con demasiadas dudas sobre el contenido de las casi 500 páginas del complejo documento comunfitario.

También criticó a la campaña del "no" por infundir miedo y confusión entre el electorado con cuestiones que "no están en el Tratado", como el asunto de la neutralidad irlandesa o la pérdida de poder del Gobierno de Dublín en una Unión Europea (UE) ampliada a 27 miembros. "Ahora estamos en territorio desconocido", añadió Ahern en referencia a las consecuencias que tendrá el rechazo irlandés para este país y para la UE.

La clave parece ser esta vez la ciudad de Dublín, que representa alrededor del 40% de los sufragios y en cuyas circunscripciones el "no" vence por porcentajes holgados.

Según la televisión pública irlandesa, el "no" ha ganado por goleada en las áreas rurales y en los suburbios obreros y el "sí" ha obtenido en las áreas de clase media unos resultados menores de los previstos.

Abstención alta

Los expertos aseguran que una abstención alta favorece al "no" por dos motivos.

El primero es la condición menos militante de los votantes del sí, más proclives a quedarse en casa. El segundo, el resultado de los dos plebiscitos sobre el Tratado de Niza: en el primero (2001) apenas votó el 35% de los irlandeses y el no ganó por un 8%; en el segundo (2002) votó el 48% y el ganó el sí por un 25%.

En las últimas horas, la clase política irlandesa había redoblado sus esfuerzos para promover el sí, azuzada en parte por la encuesta que el viernes publicó el diario ’The Irish Times’ y que, por primera vez, ponía al ’no’ por delante con una ventaja del 5%.

Muchos analistas llamaron entonces la atención sobre el alto número de indecisos (un 28%) y algunos políticos –en privado y con la boca pequeña– se relamieron pensando que el sondeo era en realidad un regalo del cielo que serviría para dar el impulso definitivo al sí y galvanizar a sus propios votantes. El primer ministro, Brian Cowen, elevó el lunes el tono de la campaña, que hasta ese momento había pilotado con cierto perfil bajo.

"Yo pienso votar que no", dice Anne, taxista, mientras conduce por la autopista que une el aeropuerto con la ciudad, "lo hago por tres motivos: no quiero que Irlanda deje de ser neutral, no quiero que la inmigración baje los salarios y no quiero que Bruselas toque nuestros impuestos".

He aquí tres de las banderas que han ondeado los partidarios del ’no’, un grupo heterogéneo y mal avenido. Están los izquierdistas de ATTAC, los anarquistas del WSM, socialistas, comunistas, ultracatólicos y partidarios del libre comercio.

Irlanda votó ’no’ en 2001 al Tratado de Niza. La Unión Europea decidió renegociar algunas de las premisas del documento para hacerlas más digeribles para los estómagos de la isla. Al año siguiente, los irlandeses aprobaron el tratado por una mayoría de cerca del 25%.

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres.
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

0 comentarios

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres